MEDICINA ORIENTAL BIOENERGÉTICA

Un tratamiento de Medicina Bioenergética consta de una entrevista de evaluación de salud, con anamnesis en medicina oriental y un diagnóstico iriológico, luego se realiza una propuesta terapéutica exclusivamente diseñada para cada paciente, y se lleva a cabo un ciclo terapéutico con determinado número de sesiones que concluye en un control final.

Es preciso saber que:

●     La Bioenergética Oriental es medicina complementaria que se basa en una mirada integral del ser humano y la aplicación de agentes vitales específicos que permiten la recuperación del bienestar y el equilibrio energético.  Es una preciosa disciplina, la cual está a cargo de profesionales que estudian por años su aplicación, utilizando un método terapéutico seguro y no invasivo.

●     El uso de la iriología nos brinda un apoyo diagnóstico, historial clínico y tendencias futuras de la persona, esto ya que el iris del ojo va reflejando a través de marcas y señales específicas los desequilibrios que alteran los tejidos orgánicos y es posible observar los cambios que se van produciendo en el cuerpo como consecuencia del estilo de vida que se ha llevado.  Por esta razón, también nos permite constatar los avances que va teniendo el paciente durante el proceso terapéutico.

●     En la Bioenergética Oriental existen alrededor de 15 técnicas posibles de emplear, las cuales se eligen dependiendo de los requerimientos del paciente.  Entre ellas se encuentra la reflexología, puntura estacional sin agujas, respiración consciente, armonización de centros energéticos, auriculoterapia, y por supuesto métodos para descanso y equilibrio de la mente, combinados con un ambiente terapéutico de contención, música y aromas.  Durante el ciclo de terapias se avanza gradualmente hacia sesiones de procesos más profundos en donde cada paciente colabora en la recuperación de su propia energía vital.

●     También es llamada Medicina Vitalista o Medicina del Alma, ayuda a conectar al Ser con la vida y sus constantes ciclos naturales, permite abarcar el tratamiento de múltiples enfermedades, entre ellas las provocadas por estrés, cansancio o dolores crónicos, y situaciones emocionales.  Es también recomendada para reforzar el campo energético del paciente antes de enfrentar una operación, y en este sentido, también permite reducir las posibles complicaciones después de una cirugía, tendiendo a una mejor y más pronta recuperación.